Smart Green

Seguridad en Internet: qué es y cómo proteger tus datos

La seguridad en Internet depende de las precauciones que se toman para proteger las redes de posibles ataques informáticos. Comprende medidas que evitan que la información caiga en manos de delincuentes.

Nuestros usos de la web dejan rastros de información valiosa: datos personales, cuentas de correo electrónico, datos bancarios, hábitos de navegación, gustos e intereses, fotografías… entre otras cosas. Alguien podría acceder a esta información y usarla de forma malintencionada.

Cada día compartimos, consciente o inconscientemente, una gran cantidad de datos sensibles en Internet. Según el Observatorio Español de Delitos Informáticos, tan solo en 2019, se registraron más de 218.000 ciberdelitos en el país; una cifra que aumenta cada año. Por esta razón, resulta fundamental tomar medidas básicas de seguridad en Internet, para protegerse y evitar dolores de cabeza.

 

Principales amenazas a tu seguridad en Internet

Estas son las principales amenazas que enfrentan los usuarios de Internet. Conocerlas te ayudará a tomar conciencia sobre lo que compartes cuando navegas.

Estafas con tarjetas de crédito

Gracias a las nuevas tecnologías, podemos comprar sin movernos de casa. La mayoría de las tiendas en línea funcionan con tarjeta de crédito. El problema es que alguien podría usar los datos de tu tarjeta para hacer compras a tu nombre.

Incluso, un delincuente informático podría tomar préstamos bancarios y adelantos de dinero fingiendo ser tú. Este tipo de fraudes online son cada vez más comunes.

Amenazas y extorsión en redes sociales

Las redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram son muy populares hoy en día. Muchas personas comparten información personal que les pone en riesgo y ni siquiera son conscientes de ello. Por ejemplo, su fecha de nacimiento, lugar de residencia, teléfono, fotos de sus hijos y mucho más.

Estos datos podrían ser usados por terceros para extorsionarte o simular un secuestro.

Suplantación de identidad por correo electrónico

A veces recibimos correos electrónicos sospechosos, de remitentes desconocidos. Ciertas personas fingen ser empleados de banca, agencias de lotería u otras entidades, para estafarte. Por ejemplo, te aseguran que has ganado un premio o te invitan a participar en un negocio.  

Las tecnologías de la información y la comunicación pueden usarse para el bien o para el mal. No creas en estas ofertas de dinero fácil, menos aún si provienen de un desconocido.

Falsificación informática

La seguridad en Internet peligra por la falsificación informática. Esta consiste en dañar ordenadores, programas informáticos, páginas web y redes de Internet. Ocurre, por ejemplo, cuando alguien intenta acceder a tus dispositivos electrónicos o a tu conexión a Internet, para sacarte información o perjudicarte.

También sucede con muchos sitios web duplicados para engañar a los usuarios. Otro caso conocido es la instalación de virus cuando descargas software.

Consejos para garantizar la seguridad en internet

Algunas medidasde seguridad en internet pueden ayudarte a mejorar tu experiencia de navegación.

No abras correos electrónicos sospechosos

Presta atención siempre al remitente de tus emails. Si crees que es sospechoso, márcalo como spam o correo no deseado. De esta forma, tu casilla de correo clasificará estos emails automáticamente.

Instala un antivirus

Estas herramientas son las mejores aliadas de la seguridad en Internet. Existen antivirus gratuitos y de pago. Asegúrate de descargar uno y tenerlo siempre activo en tu ordenador, móvil o wearable.

Navega en webs con certificado de seguridad

Las páginas web confiables tienen certificado SSL. Este es un estándar de seguridad internacional que protege la conexión del usuario. Para saber si un sitio cuenta con certificado de seguridad, sigue estos pasos:

  1. Abre la página web con Google Chrome.
  2. Pulsa la tecla F12.
  3. Busca la pestaña de Seguridad.
  4. Presiona en Ver Certificado para encontrar el certificado SSL del sitio.

No uses redes públicas de WiFi

Cuando te conectas a una red abierta, tus datos dejan de ser privados. Esto significa que otras personas podrían acceder a ellos. Evita las conexiones de WiFi público y utiliza solo redes privadas. Por ejemplo, la de tu casa y la de la oficina. Esto se aplica al WiFi 6 y cualquier otra versión de conexión WiFi.

Cuida tu intimidad en las redes sociales

No compartas fotografías de tu casa o tu coche nuevo. Tampoco fotos de menores de edad, momentos íntimos o en las que estés con poca ropa. Toda esta información podría ser usada por desconocidos para difamarte o, incluso, planificar secuestros, robos y extorsiones.

Utiliza las redes sociales como entretenimiento, para comunicarte con tus amigos o buscar información. Pero presta atención a cómo te expones en ellas. Garantiza tu seguridad en Internet con estos consejos. Si los pones en práctica, podrás disfrutar de la tecnología al máximo, sin correr riesgos a nivel personal ni financiero.

Salir de la versión móvil