Smart Green

Casos de éxito de transición energética

Descubre en qué consiste la transición energética y por qué es un desafío para la humanidad. Además, te presentamos varios casos de éxito-1

Entre 2010 y 2019, los costes de producción de las energías renovables han disminuido considerablemente. En el caso de la energía solar fotovoltaica ha sido de un 80%, mientras que para la energía eólica es de un 60%. Esto es clave para hacer posible la transición energética a nivel global. Pero, ¿en qué consiste este proceso?

¿Qué es la transición energética?

Se trata de cambiar el sistema energético basado en combustibles fósiles a uno de bajas emisiones o sin emisiones de carbono, centrado en fuentes de energía renovables. La transición energética no solo implica el cierre progresivo de centrales de carbón y el desarrollo de energías renovables en España y el mundo. Se trata de un verdadero cambio de paradigma. Llevarlo a cabo no solo beneficia al ambiente sino también a la economía y la sociedad.

Por qué es un desafío para la humanidad

Según la Nasa, en 2019 la temperatura media fue 0,98 grados más elevada. El calentamiento global provoca la subida del nivel del mar, desertificación y el aumento de fenómenos como huracanes e inundaciones. La responsabilidad del cambio climático es de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Uno de ellos es el CO2, del cual el 90% procede de centrales eléctricas de carbón.

Componentes de una estrategia de transición energética

Casos de éxito de transición energética

Dos empresas comprometidas

Una ciudad que es modelo a seguir: Valencia

La Oficina Verde es una iniciativa del Ayuntamiento de Valencia para luchar contra la pobreza energética. Muchos usuarios han recibido recomendaciones personalizadas para el ahorro y la mejora de su contratación de suministros. Aprendieron a leer sus facturas y a realizar una contratación adecuada según sus hábitos de consumo de energía. Además del beneficio al usuario, la asesoría también ha generado ahorro al ayuntamiento, que invierte mucho en el pago de facturas de personas que no pueden hacerles frente.

Un país ejemplar: Austria

El 34% de toda la energía que se consume en Austria (incluyendo combustibles para vehículos) es de fuentes renovables. Tiene poblaciones pequeñas que ya generan más energía de la que consumen. Produce biodiésel de tanta calidad como el convencional. Además, cuenta con diversas opciones de renovables y eficiencia energética. Todo empezó a mediados de los años ochenta, con la creación de una planta cooperativa de producción de biodiésel a partir de aceite de colza.

En 2004 se puso en marcha una planta de «eco-electricidad» a partir de biogás que se alimenta de desechos del ganado. Y en 2010 se inició una planta fotovoltaica de participación ciudadana. Además, la legislación actual austriaca facilita esta autoproducción energética (Ecoticias, 2021).

Un proceso de transición energética implica tambiénacciones de sensibilización e información. Esta puede darse a través de diversas campañas y eventos significativos como el Día Mundial del Medio Ambiente.

También requiere conciencia sobre nuestro nivel de consumo energético. Para ello puede ayudarnos, por ejemplo, conocer la etiqueta energética de los electrodomésticos y la calificación energética de los edificios.

Igualmente, necesita de un nuevo modo de consumo. Por ejemplo, fomentar el comercio local que, por la cercanía entre productores y consumidores, evita las emisiones generadas por el transporte.

Sin duda, la transición energética se trata de un desafío enorme para la humanidad, pero absolutamente imprescindible. Todos, con pequeñas acciones desde casa podemos contribuir a acelerar el proceso a un mundo cero emisiones.

Salir de la versión móvil